El jardín en la cocina: Introducción a los germinados


¡Se busca! Un vegetal que crezca en cualquier clima, rivalice con la carne en valor nutritivo, madure en 3 a 5 días, pueda plantarse cualquier día del año, no requiera ni tierra ni sol, rivalice con el tomate en vitamina C, no tenga desperdicio y se prepare sin usar combustible alguno y tan rápido como... una chuleta.
El valor de estos tallitos es mucho mayor del que su tamaño sugiere. Según la naturópata Luisa Martín, el consumo diario de germinados 'suministra todo el abanico de vitaminas esenciales sin necesidad de añadir vitaminas en forma de comprimidos.'
El proceso se inicia cuando 'engañamos a la semilla' haciéndola creer que se encuentra en una situación idónea para germinar. A continuación, las enzimas que han sido activadas por el agua transforman los nutrientes concentrados de la semilla en alimento para la futura planta. Así los carbohidratos se convierten en azúcares simples, mucho más fáciles de digerir por nuestro organismo; las proteínas complejas en aminoácidos simples; las grasas en ácidos grasos; las vitaminas y los minerales se multiplican. Además, los cultivamos nosotros mismos en casa, lo que nos permite garantizar que sean un alimento ecológico y fresco. Somos nosotros los que recogemos la cosecha justo antes de incorporarla al plato. Es fácil entender por qué el consumo de germinados es tan beneficioso para la salud.
Al igual que otros alimentos poderosos, como las algas o los fermentados, la forma ideal de tomar germinados es en porciones pequeñas todos los días. Para esto aprenderéis a crear un pequeno jardín en la cocina que con un poco de esfuerzo os alimentará a lo largo de todo el año, y por muy pocos duros. Además, son ricos, saciantes y bonitos. Un bocadillo con brotes de alfalfa se convierte en algo especial. Si os gustan los rabanos, ¡esperar a probar los brotes de rabanito! Y si tenéis niños, podéis convertirlos en los germinadores oficiales del hogar: les gustara hacerlos crecer y comérselos después, y les estaréis inculcando un valioso habito para toda la vida.

3 comentarios:

  1. Hago grminados en csa y me encanta. Empecé como bien dices cuando mis hijos eran pequeños... y aún sigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. hola, Amin, he recibido un correo con tu dirección y he pasado a visitarte. tienes un espacio muy bueno y útil!!!
    gracias por hacérmelo conocer, hasta pronto.
    te dejo un saludo!

    ResponderEliminar
  3. cómo se hace????Yo soy cateta y novatilla en esto pero me encantaria hacerlo

    ResponderEliminar

La verdadera magia de la cocina son estos ingredientes:
Meditación, cariño, amor, presencia, alegría, generosidad y aceite de oliva